viernes, junio 27, 2008

Chamario...un regalo de Montejo

El día jueves 5 de junio del presente año, Eugenio Montejo nos dijo “hasta luego”, sin embargo, dejó con nosotros a Eduardo Polo, otro colígrafo, otro de los discípulos del ya famoso Blas Coll, otro de sus heterónimos.

Eduardo Polo –tal como lo relata el prólogo de Chamario- habitó un pueblo de pescadores llamado “Puerto Malo”, y fue colígrafo hasta que un día decidió abandonar el puerto y arrojar todos sus escritos al mar, pero gracias a la tipografía del viejo Blas Coll quien fue el primero en editar Chamario, hoy podemos tener una nueva edición del libro. Un libro –como su título lo indica- dedicado a los chamos.

En La Gaceta de Puerto Malo Eduardo Polo afirmó que: “Todavía no comprendemos que escribir para los niños es algo perfectamente serio” , y es por ello que realizó estas páginas maravillosas, donde las palabras son trastocadas para jugar, son combinadas para rimar, y por supuesto, han sido escritas para brillar y resonar en los ojos y oídos de niños, de adultos de cualquier edad, porque Chamario fue realizado: “con el deseo de que algunas de sus páginas consiga hacerles más felices las horas en estos días en que despunta un nuevo milenio”.

Elidir acentos, trastocando así las sílabas tónicas es uno de los juegos y licencias utilizadas por Polo para lograr rimar sus versos, logra estos vicios con tal magistralidad que refutárselo nadie querrá jamás... esto es sólo una Tontería:

Un niño tonto y retonto

sobre un gran árbol se monto.

Con su pelo largo y rubio

hasta la copa se subio.

Se creyó un pájaro solo

que iba a volar y no volo.

De la altura, en un desmayo

el pobre niño se cayo.

(...)

Encontrar loros, trenes, bicicletas. hipopótamos y alacranes tan extraños en este Chamario, será algo común y a su vez, el regalo más maravilloso que nos pudo haber dado Eugenio Montejo, perdón, quiero decir Eduardo Polo... es que de tanto andar con El Jinete Gago, ya me he contagiado de sus males:

De los montes viene

el jinete gago,

que funde y confunde

todos los vocablos.

Al cinto de la esdapa,

sobre su callabo,

pasa por el pueblo

siempre soliratio.

(...)

Si conoces la obra de Montejo, o quieres conocerla, puedes buscar Chamario porque aquí reconocerás el niño interno del autor y así podrás acompañarlo en sus juegos de palabras. Eugenio Montejo no se ha ido, sólo cambió de nombre, una vez más...

Jacqueline Ropain

ropain17@gmail.com

1 comentario:

Hada de los tiempos dijo...

¡¡¡Hola!!! Soy el Hada de los tiempos. Estoy buscando escritores de cuentos de hadas (especialmente del siglo XX y XXI). ¿Conoces alguno? ¿Me ayudarías a incluirlos en el Bosque Antiguo? ¡¡¡Gracias!!!

loscuentosdehadas.blogspot.com